Municipio de Kuartango

Ayuntamiento de Kuartango
Euskera | Castellano
Inicio | Concejos | Marinda

Marinda

marinda

La Junta Administrativa de Marinda comprende las localidades de Marinda, Villamanca, Santa Eulalia , Urbina Basabe y Iñurrita.

MARINDA
El "Pico Marinda", con sus 980 metros, domina el paisaje de Kuartango desde el mismo centro del valle. En su ladera sur se encuentran las ruinosas casas del lugar, hoy despoblado, junto con los restos de su iglesia. Marinda encabezaba la "ledanía" que llevaba su nombre, llamada también "ledanía de Abajo" en contraposición de la "ledanía de arriba" o de Luna. Esta ledanía de abajo comprendía al propio Marinda junto con Santa Eulalia,Urbina-Basabe y Villamanca.

En 1556 se referían a Marinda con el título de "borumburu y marinda" y contaba en aquel momento con veinte vecinos, un siglo más tarde solo contaba con cuatro. Durante el siglo XIX el censo subió hasta los 44 habitantes, cifra más alta, ya que a principios del siglo XX contaba solo con 18 siendo despoblado hacia 1912. En la actualidad solo existe en Marinda un habitante.

VILLAMANCA
Entre los topónimos conservados en los pueblos y términos a los flancos de los ejes fluviales de Kuartango, el de Villamanca, parece recordar la existencia de una villa romana en ese lugar y la explotación de las tierras anejas a ella. Villamanca, situada en la ladera norte de la Sierra de Arkamo y a la vista de los rebordes meridionales de la de Gibijo formaba parte de la ledanía de Marinda.

"Villa manca" figuraba ya con ese nombre en 1257. La belleza del románico y la amplitud de su iglesia parecen señalar días de pujanza y riqueza en el momento de su construcción. En 1556 vivían en el pueblo diez vecinos, población que se redujo a la mitad al finalizar el siglo. A principios del siglo XX su censo era de 15 habitantes, siendo 12 los habitantes según el último nomenclátor.

Su iglesia de Santiago es de finales del siglo XII. En su interior existen tres losas sepulcrales decoradas con diversos motivos incisos. Son lápidas monolíticas de piedra negra que se aprovecharon para pavimentar la iglesia. La mayor de 2,36 x 1 m se encuentra al pie del altar y muestra dos escudetes, uno con las llaves de San Pedro cruzadas y otro con el aspa de San Andrés. Su espadaña es de buena construcción de sillarejo, responde al tipo de espadañas cuartanguesas fechable en las primeras décadas del siglo XVI.

SANTA EULALIA
Situado en la "Ledanía de Marinda", el hagiotopónimo "Santa Eulalia" indica la situación del lugar en una zona cristianizada en momentos de vigencia y fuerza del santoral hispano, visigótico-mozárabe, en la liturgia y en las nominaciones y patronazgos de los templos de esta tierras. En Santa Eulalia se distinguen dos núcleos de población. El más habitado es el barrio situado junto al río siguiendo el eje de la carretera de Arriano al Bayas, por el lugar llamado antaño "camino real". Mas arriba está el "barrio de la iglesia" del que salen las sendas que desde antiguo, remontando la sierra de Arkamo, llegaban hasta Artaza y Barrón. En el barrio de abajo, cruce de caminos transitados siglos atrás, hoy simples sendas, se encontraban las ventas de Ondocolanda, famosas en el valle como lugar de encuentro de gentes y caminos. En Ondocolanda se extendían escrituras públicas desde el siglo XVI y los primeros años del XVII. En la actualidad el barrio de la iglesia se encuentra prácticamente despoblado, mientras la vida del lugar discurre junto a la carretera, antiguo camino real.

En 1257 figuraba con el nombre de Sca Olalia y contaba con nueve vecinos, en 1682 los vecinos se habían reducido a siete. A principios del siglo XX la población era de 51 habitantes y en el último nomenclátor en Santa Eulalia se registran 22 habitantes.

URBINA BASABE
Urbina-Basabe era participante de la ledanía de Marinda. Situado en el centro del valle cuantangues que forma el río Vadillo. Su constitución en origen fue un solar con su termino redondo, asentamiento de origen noble con capacidad de organización de su poblamiento en un pequeño territorio, dirigiendo la explotación agrícola y ganadera del espacio ocupado y atendiendo incluso la vida espiritual de sus habitantes.

Siempre fue un lugar de corto vecindario, ya en 1556 se reconocía la parroquia de "horbina" con siete vecinos, en 1590 solo quedaban tres. En 1599 experimentó los efectos de la peste, como queda documentado. A comienzos del siglo XIX contaba con siete vecinos, a principios del siglo XX tenía veintiuno, y en la actualidad un único habitante.